Click here to send us your inquires or call (852) 36130518

N.º 41

JUNIO 2006

14

  

  

La doncella de Frigiliana

José Antonio Molero  

  

  

E

  

     

Panorámica de Frigiliana, pueblo malagueño de La Axarquía, donde tuvo lugar el extraño suceso que se narra.

  

nclavado en la parte sur de la sierra de Tejeda, a unos 56 km de Málaga ciudad, Frigiliana es uno de esos bellos pueblos blancos que se encuentran en la malagueña comarca de La Axarquía. Y como es habitual en todas partes de Andalucía, los vecinos de Frigiliana han narrado desde siempre leyendas y mitos que parecen increíbles a los ojos que quienes vivimos en estos tiempos modernos, pero que, en su tiempo, sirvieron para el recreo de la imaginación de las gentes, sin distinción de edad, cuando, reunidos en torno a un brasero o al fuego del hogar, nuestros abuelos se entregaban de lleno al ejercicio de contar lo que a su vez les habían contado a ellos sus abuelos.

Desde luego, esta costumbre de contar cuentos y sucedidos al amor de la lumbre no la tiene Andalucía en exclusiva: en muchos zonas de España y de otros países también se ha dado y se da. Lo que sí parece ser muy típico de nuestra región es la temática (muertos que se aparecen, sombras parlantes, amores trágicos) y el contexto situacional en que tales hechos tienen lugar (normalmente en oscuras noches y en lugares apartados). Es probable que esta tradición sea herencia de nuestro pasado dominio árabe y halle su origen en los contadores islámicos de cuentos fantásticos que tanto abundaban en los zocos y plazuelas de los países de la otra orilla del Mediterráneo.

Por otra parte, esa costumbre de narrativa oral, llevada a la práctica ya en época cristiana, halló también una fuente inagotable en las historias de amoríos ocultos y noviazgos frustrados, y en la virtuosidad de la mujer, temas preferentes de los chismosos, a los que eran ajenos los mismos enamorados, que no se percataban de cuanto ocurría en su entorno, popularizando así el vocablo novio (de ‘no vio’), que, al decir del pueblo, no veían nada de cuanto se decía de ellos, de lo enamorados que estaban.

Los novios solían ser centro de la maledicencia pueblerina, provocada, principalmente, por celos y odios. Si la pareja rompía, la mujer era siempre la que quedaba peor parada. Éste fue el caso de una joven frigilianense, que, tras una discusión con su novio, se vio envuelta en tantas habladurías que la hicieron enfermar seriamente.

Cuenta la gente del lugar que el mal que se adueñó del cuerpo de aquella inocente doncella se ponía de manifiesto con unos síntomas tan extraños y desconocidos hasta entonces, que no había médico en la zona capaz de dar un diagnóstico acertado ni se atreviese a proporcionarle algún preparado que la aliviase, a lo que se añadía el que ella no hacía nada para remediarlo.

La joven empeoraba cada día. La madre, desesperada, buscó los servicios de una curandera, la cual, tras una ojeada a la enferma, aseveró con toda contundencia que lo que padecía la doncella era “mal de amores”.

Fuese o no ése su mal, lo cierto es que su vida se fue apagando como una lamparita, hasta que un día murió. La doncella fue enterrada por sus familiares en el cementerio del pueblo.

Se dice que, a los cinco años, hubo de ser trasladada al osario, como era norma. Fue entonces cuando tuvo lugar lo que de portentoso y extraño tiene el relato: sacada la tierra que lo cubría, sorprendentemente el ataúd permanecía entero, y, al abrirlo para la extracción de los restos mortales, el asombro hizo presa de los familiares y demás personas allí presentes cuando vieron que el cuerpo de la joven estaba intacto.

Los familiares avisaron al párroco, al que llamaban el cura Blanca, el cual, dada la singularidad del fenómeno, decidió la conveniencia de trasladar aquel cuerpo prodigiosamente incorrupto al convento de las Carmelitas de Vélez-Málaga, un pueblo vecino, situado también en la comarca de La Axarquía.

La leyenda sitúa el acontecimiento a mediados del siglo XIX, época en que las comunicaciones eran tan pobres en estas tierras que el acarreo de mercancias de una a otra villa había que llevarlo a cabo a lomos de una caballería. Así las cosas, los padres encargaron el transporte del ataúd a un sobrino suyo, que era arriero, pero, a fin de evitar la contingencia de una negativa de su parte, consideraron conveniente no avisarle del contenido de la carga.

Se afirma entre los lugareños que, durante el camino, el inadvertido primo de la difunta oyó unas voces que parecían provenir del ataúd, aconsejándole que se apresurara porque el tiempo amenazaba con fuerte lluvia y se iban a mojar.

Una vez llegado a Vélez-Málaga, contó la rareza de las voces al capellán del convento, quien le pidió que le enseñara lo que había transportado. El arriero le obedeció y, cuando lo abrió, sufrió tal impresión al ver el cuerpo de su prima, que se desplomó al suelo desvanecido.

Agrega la leyenda que el cuerpo de la doncella se mantuvo preservado de natural corrupción de los cadáveres y que así fue conservado en una urna durante muchos años, hasta que unos acontecimientos, que nadie puede ubicar en el tiempo ni de los que nadie sabe dar una explicación satisfactoria, lo hicieron desaparecer para siempre.

  

  

  

_______________

José Antonio Molero Benavides (Cuevas de San Marcos, Málaga) ha cursado los estudios de Magisterio y Filología Románica en la Universidad de Málaga, en donde ejerce en la actualidad como profesor de Lengua, Literatura y sus Didácticas. Desde que apareció su primer número, está al frente de la dirección de GIBRALFARO, revista digital de publicación mensual patrocinada por el Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura de la Universidad de Málaga.

  

  

CONOCER MÁLAGA. Suplemento mensual de GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Año V. Número 41. Junio 2006. Director: José Antonio Molero Benavides. ISSN 1696-9294. Copyright © 2006 José Antonio Molero Benavides. Reservados todos los derechos © 2002-2006 EdiJambia & Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Bulevar Louis Pasteur, s/n. Campus de Teatinos. Universidad de Málaga. 29071 Málaga (España).

  

  

PÁGINA PRINCIPAL

ARRIBA

TÍTULOS PUBLICADOS