Click here to send us your inquires or call (852) 36130518
     

EL TEMPLO DE SANTIAGO FUE

LA PRIMERA IGLESIA PARROQUIAL DE MÁLAGA

Esther García Caparrós

Maestra en Lengua Extrajera (Inglés)

Málaga

 

   

 

  

S

iempre me ha llamado poderosamente la atención la iglesia de Santiago, ese templo con el que indefectiblemente nos encontramos los malagueños cuando transitamos por calle Granada, en el coloquialmente conocido ‘casco antiguo’ de la ciudad o, como dicen otros, quizás con más erudición, ‘centro histórico’... no sé, pero esa iglesia me resulta diferente de todas los demás edificios religiosos de la ciudad. Quizás sea debido a su antigüedad histórica, o su singular arquitectura, o al efecto sorpresivo que anidó en mi espíritu cuando tuve conciencia del curioso e imprevisible hallazgo que tuvo lugar en su cripta a mediados del siglo pasado y del que es intención mía daros cuenta en las líneas que siguen.

  
      

Perspectiva lateral de la torre de la parroquia de Santiago.

  

Pero, antes que nada, no quiero pasar por alto referiros algo, aunque sea someramente, en relación con su historia y su arquitectura. Empecemos, pues, por este orden.

  

Su fundación

En agosto de 1487, caídas las plazas de Ronda, Antequera y Archidona en poder de las tropas castellano-aragonesas, se pone cerco a la ciudad de Málaga, cuyas puertas rinde Alí Dordux, tras sufrir la ciudad un largo asedio. Las tropas cristianas se concentraron ante la ‘puerta de Granada’, explanada que se llamó así por dar paso al camino que conduce a Granada, en donde hoy está ubicada la plaza de la Merced.

A los seis meses de esto, el 12 de febrero de 1488, los Reyes Católicos, aplicando su política administrativa en las ciudades que se iban reconquistando, dividen el término religioso de la ciudad en cuatro grandes parroquias. La primera de ellas se puso bajo la advocación del apóstol Sant Yago (en castellano moderno, Santiago), hacia quien Isabel y Fernando sentían una gran devoción; siguieron la parroquia de Santa María (conocida hoy como el Sagrario, anexa a la catedral), la de los Santos Mártires y la de San Juan.

A instancias de Isabel la Católica, la construcción de los correspondientes edificios parroquiales fue encomendada al arzobispo de Sevilla don Diego de Deza, ya que Málaga, por aquel entonces, correspondía a la archidiócesis hispalense. Sin embargo, la situación bélica en que vivía todavía la corona de Castilla contra el reino de Granada, último bastión del dominio árabe en la Península, retrasará la edificación de los templos.

  

      

Puerta central del templo, en la que contrastan las fórmulas y diseños gótico-mudéjares con la Cruz de Santiago.

  

Y así, doce años más tarde, el 25 de julio de 1490 será cuando se inicia la edificación de la iglesia de Santiago, obras que se llevan a cabo sobre una antigua construcción musulmana, de la que se aprovecharon casi todos los elementos arquitectónicos primigenios, que fueron acomodados a las necesidades del nuevo edificio como sede parroquial, y cuya fábrica concluye en 1545. Así pues, la parroquia de Santiago fue la primera en ser utilizada en Málaga como templo cristiano.

Numerosos historiadores opinan que la iglesia de Santiago se levanta sobre una mezquita, razón por la cual es tendencia generalizada entre los expertos la consideración de la torre como un antiguo alminar, opinión esta que ha de estar bien fundada, pues todavía podemos admirar en su arquitectura elementos de evidente estilo musulmán que así lo ponen de manifiesto.

  

Su arquitectura

En la construcción del nuevo templo cristiano se aprovecharon muchos de los elementos arquitectónicos de la vieja mezquita, elementos típicamente de la España musulmana, todavía perceptibles sin dificultad alguna. En lo que se refiere al exorno exterior del edificio, se aplicaron fórmulas y diseños gótico-mudéjar.

Como rastro de sus orígenes persisten la puerta central (hoy cegada) y la esbelta torre de ladrillo visto, que contrasta con el resto de la fachada y que supone el elemento más sobresaliente de todo el conjunto arquitectónico de la iglesia. Corona esta portada la Cruz de Santiago en relieve con una concha a cada lado.

Está adornada con ladrillos seccionados formando rombos. Pero lo que más me llama la atención es la cúpula semiesférica, que está adornada de azulejos vidriados y bolas de cerámica en colores verdes y amarillo-miel, genuinos en la tradición alfarera hispanomusulmana, rematada por una veleta.

  
      

Perspectiva frontal.

  

Con posterioridad, la fachada del edificio, abierta a calle de Granada, sufriría reformas durante el siglo XVIII. De la iglesia de Santiago puede decirse que tiene piel mudéjar y alma barroca, ya que las sucesivas remodelaciones que el templo ha sufrido a lo largo de su historia han hecho que sea el único templo local donde coexistan ambos estilos.

  

Don Juan de San Martín

Paso ahora a relataros el hecho sorprendente del que ya os di noticia al comienzo de este escrito.

Málaga cuenta con un subsuelo que almacena el agua que baja desde los montes hasta la costa. A lo largo de este recorrido norte-sur, son muchas las zonas en las que el agua queda estancada. Y fue precisamente esta circunstancia la que dio a conocer el paradero de los restos de don Juan de San Martín, padre de José Francisco de San Martín, llamado ‘El Libertador de Argentina’. Es de saber que don Juan de San Martín había nacido en España, que fue coronel del ejército español y que llegó a desempeñar el cargo de teniente gobernador del Virreinato del Río de la Plata.

Hoy se da por cierto que don Juan fue enterrado en la cripta de dicha iglesia el día 4 de diciembre de 1796, lugar donde fueron localizados sus restos un 24 de julio de 1947 por un muchacho de 16 años, llamado Rafael Zayas Rodríguez, hijo del sacristán del mismo templo.

  

Juan de San Martín, padre de José Francisco de San Martín, ‘El Libertador'.

      
  

Antes del hallazgo, Juan Domingo Perón, presidente argentino desde 1943, en posesión quizás de alguna noticia en ese sentido, había solicitado de las autoridades españolas la búsqueda en Málaga de los restos mortales del padre de su héroe nacional, ya que tenían proyectado unirlos a los restos de su hijo en un monumento nacional en Buenos Aires.

Iniciadas las correspondientes pesquisas, en el libro de enterramientos de Santiago apareció la correspondiente inscripción, pero no había manera de encontrar dónde estaba el enterramiento del fallecido. Finalmente, y a causa a una inundación que se produjo el año referido, Rafael Zayas se introdujo en la cripta para proceder al drenaje del recinto llegándole el agua más arriba de la cintura, labor que se vio compensada con la localización de una lápida en la que podía leerse:

Aquí yace el Sr. Don Juan de San Martín,

que falleció el día 14 de diciembre.

Año 1796

Los restos mortales de don Juan de San Martín descansan hoy en la ciudad de Buenos Aires, junto a los de su hijo.

  

  

BIBLIOGRAFÍA FUNDAMENTAL

SESMERO, Julián (1988): Hechos, gentes y curiosidades de Málaga. Ed. Bobastro, Málaga. 

BUENO MUÑOZ, Antonio (1950): El libro de Málaga. Publicitaria Diana, Madrid.

   

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Año III. Número 24. Noviembre 2004. Director: José Antonio Molero Benavides. ISSN 1696-9294. Copyright © 2004 Esther García Caparrós. © 2002-2004 EdiJambia & Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Bulevar Louis Pasteur, s/n. Campus de Teatinos. Universidad de Málaga. 29071 Málaga.