Click here to send us your inquires or call (852) 36130518

MUERE JUANITO VALDERRAMA.

MUERE EL "ARISTÓCRATA DEL CANTE"

  

E

l mundo de la canción popular se ha puesto de luto. El gran artista Juan Valderrama Blanca, Juanito Valderrama, falleció ayer, a los 88 años de edad, a consecuencia de un paro cardiaco que sufrió en su chalet de la localidad sevillana de Espartinas. El genial cantaor, cupletista y empresario del espectáculo ha marcado un hito en la historia de la música popular española.

El mundo del flamenco y de la canción popular acogió ayer la noticia con mucha tristeza: «Se ha ido un maestro de maestros», resumía el cantaor Chano Lobato.

«No se enteró de nada, ha sido una muerte plácida», aseguró Domingo Salado, alcalde de Espartinas, cuyo Ayuntamiento ha declarado tres días de luto oficial y le nombrará hijo predilecto de esta localidad a título póstumo. Asimismo, la Junta de Andalucía instalará hoy martes la capilla ardiente en la sede del Centro Andaluz de Teatro, y el miércoles será enterrado en Torre del Campo, donde nació.

  
      

     

Juanito Valderrama

  

Datos biográficos

J

uanito Valderrama había nacido el 24 de mayo en 1916 en Torre del Campo, Jaén, y procedía de una familia campesina, pero él se inició en el flamenco desde muy niño, cuando aún trabajaba en el campo. Contaba sólo con ocho años de edad, cuando ganó un concurso de aficionados cantando por tarantos, pero habría de esperar siete años más hasta que su voz fue oída por el maestro Pepe Marchena, que quiso contratarle, pero la negativa del padre se interpuso entre el joven artista y su mayor ilusión, dedicarse por completo al cante.

Cuando llegó a su pueblo la compañía de Dolores Jiménez Alcántara, conocida en el mundo del flamenco como La Niña de la Puebla, su padre accedió al fin a dejarle ser artista. Y así, con los 14 años recién cumplidos, Juanito Valderrama debutó profesionalmente con aquel espectáculo el 2 de diciembre de 1935 en el Cine Metropolitano, continuando su gira por toda España.

En 1936, mientras trabajaba para el Teatro Apolo, grabó su primer disco en Barcelona. Desde entonces, no dejó de trabajar y de cosechar éxitos. «No sabía ni leer ni escribir, pero tuve una escuela más importante, que te enseña a sentir, a querer, a luchar y a sufrir: la vida. Tuve mucha suerte porque, aunque he trabajado mucho, creo que triunfé», llegó a decir en una ocasión este maestro de la copla.

Al estallar la Guerra Civil, Juanito Valderrama se alistó en un batallón republicano, en el que llegó a organizar unos grupos flamencos con artistas del frente y con el que actuó para combatientes y heridos en el combate. Terminada la contienda, su nombre se hizo conocido dentro y fuera de Andalucía gracias a unos primeros discos que revolucionaron a la afición. Valderrama se convirtió en empresario de su propia compañía y asumió el reto de encabezar carteles.

El artista comenzó en el flamenco, pero pronto se pasó a la canción española. «Cuando canté el primer cuplé llevaba diez años como figura, pero las gentes del flamenco no éramos capaces de llenar un teatro ni por cien pesetas y había que trabajar», recordaba hace poco sobre las críticas que le llovieron por su trayectoria heterodoxa. 

Juanito Valderrama tenía la virtud especial de lucir como nadie el tradicional sombrero cordobés y la versatilidad fue una constante a lo largo de su dilatada carrera. Y así fue cantante, cantaor, autor, actor, descubridor de importantes figuras del flamenco y promotor de interesantes iniciativas.

Era padre de cinco hijos: tres de un primer matrimonio, del que había conseguido la nulidad en 1979, y otros dos de Dolores Abril, con quien estaba sentimentalmente unido desde la segunda mitad de la década de los cincuenta. La pareja se casó por lo civil en 1981 y en 1987 contrajo matrimonio eclesiástico.

  
     

     

Juanito Valderrama y Dolores Abril

  

Junto a grandes mitos

El cantaor protagonizó numerosos espectáculos de flamenco, grabó con los grandes maestros de la guitarra y compartió actuaciones, tanto en los escenarios como en los estudios cinematográficos, con la mayoría de las leyendas del cante, como Pepe Pinto, La Niña de los Peines, Aurora Pavón, Manolo Caracol, Fosforito, Chocolate y Camarón de la Isla, entre muchos otros de renombre, y descubrió a Adelfa Soto, hija de La Niña de la Puebla, y a Dolores Abril, con la que luego formaría pareja y contraería matrimonio.

  

Repertorio

Conoció e interpretó todos los palos, aunque sus mayores triunfos le llegaron como intérprete de coplas. Tiene en su haber más dos mil obras de este género y de la copla, de autores tan meritorios como Quintero, León, Solano y Trujillo, publicadas en más de cien discos. Fue, además, el autor de más de 300 canciones y su música ha trascendido a varias generaciones. Solía decir a los más jóvenes: «No hay cante grande o chico, sino cantaores grandes y chicos. Lo que no hay que hacer es abandonar la raíz flamenca».

Hizo populares docenas de títulos que calaban fácilmente en el público, como «El emigrante», «El rey de la carretera», «La primera comunión», «De polizón», «A Carmen Amaya», «Piropo a Jaén» y «Moscatel», entre muchas otras. El 24 de junio de 1994 decide retirarse de la canción, pero Valderrama llevaba muy enquistada la copla en sus carnes y, en marzo de 2002, volvió para presentar un nuevo disco, aunque esporádicamente no había dejado de aparecer en los escenarios, el mundo en donde había desplegado casi toda su vida. «Soy de los que morirán en el escenario. Retirarse es medio morir y yo, todavía, estoy vivo», dijo Juanito hace tres años en el acto de presentación de «Don Juan», su primer álbum en directo.

  

Filmografía

Como otros grandes artistas, Valderrama llegó a protagonizar siete películas, que ya forman parte de la historia del cine patrio más genuino: «El rey de la carretera» (1956), «El emigrante» (1960, dirigida por Sebastián Almeida), «Gitana» (1965), «De barro y oro» (1966), «La niña del patio», «Flash 03» y «El padre Coplillas», considerada la mejor de todas. En todas compartió plano con su pareja, Dolores Abril.

  

Reconocimientos

Valderrama estaba en posesión de la Medalla en el Trabajo y la Medalla al Mérito de las Bellas Artes, y, a lo largo de su dilatada carrera, ha sido objeto de múltiples homenajes, muchos de ellos de parte de los principales figuras del mundo flamenco. El último de ellos lo recibió el pasado febrero en Madrid, con motivo de la publicación de un disco en el que participaron figuras del flamenco, los grandes y los más jóvenes, de Carmen Linares a El Cigala.

Fue, precisamente, tras ese emotivo homenaje, cuando su corazón no pudo aguantar tanta emoción y horas después sufriría un amago de infarto, proceso que culminaría con su fallecimiento el pasado lunes, 12 de abril.

Todo queda recogido en su biografía, «Mi España querida» (La Esfera de los Libros, Madrid, 2002), escrita hace dos años por Antonio Burgos, periodista, escritor y gran amigo de Valderrama. El volumen incluye un prólogo de Joan Manuel Serrat.

  

  

Fuentes: Diarios LA RAZÓN y SUR, edición del martes, 13 de abril de 2004.

   

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Año III. Número 19. Abril 2004. Director: José Antonio Molero Benavides. ISSN 1696-9294. Copyright © 2004 José Antonio Molero Benavides. © 2004 EdiJambia & Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Bulevar Louis Pasteur, s/n. Campus de Teatinos. Universidad de Málaga. 29071 Málaga.