N.º 40

MAYO 2006

4

  

  
  

Escenas

Lucy Iaq  

  

ESCENAS
 
Amplio espacio mutilado de espanto.
Estallido que sesga
la quietud cotidiana
(no da tiempo al pensamiento).
La realización cobra vidas.
Y hay un fin y un comienzo.

Son las horas que parten...
Ulular de sirenas
cortan el aire.
Desbordantes sinrazones.
Enajenadas manos
aletean sobre la certeza
inmóvil...

Destrucción y pavor.
Alaridos mortales.
Impotencias... Lápidas y muros
vociferando horrores.

Epitafios: «Aquí yace...»
Se desangran números y letras
desde el mármol.
Y fluyen, sin detenimiento,
gotas demandantes de justiciero acto.

Es la guerra de siempre.
La de los andenes.
La de las torres gemelas.
La sin contra atacantes.
La sin refugiados.
La sin fronteras.
(Desde aquellas orillas... Y desde éstas.)

"La guerra de ideas"

¿Comienzo de otras?
¿Fines...?
Escenas.
 

 

LA CONTEMPLACIÓN DE UN ROSTRO

 
                                  Para mi hijo Walter.

Puedo representar la ausencia
implantada sin retrocesos?

La contemplación de un rostro
perdido en lo tangible,
(pero desmesurado en el alma)
es tal cual piedra cincelada.

Donde cada muesca
origen de labranzas
a punta del doble bisel,
profana la dureza
.

Busqué confines sin grietas.

Y se evadieron las manos
en el penoso tiempo.
Moldeando la roca con ahínco
surgieron de improviso
las facciones del hijo...

(Con voz apaciguada.
Sin expresión de tardanza.)

Fue la presencia...
La presencia sensorial
deseada.
Irrumpió desde el vientre.
(Tempestivamente impulsado
por el canal de la vida.)

Y lo volví a parir...
Con el intenso dolor
de aquel diciembre.
 

 

MIS BATALLAS
 

Para mi hermana Cristina.

¿Qué hace que camines a mi lado
cuando la jauría me persigue?

Miro las bardas uniformes
sobre la extensión total.
Y busco los refugios de ayer.
(Claros refugios de aquel sendero...
Inexistentes.)

Golpeo la puerta de los años.
La de los buenos, la de los sabios,
la de los cristianos, la de los rebeldes.

Y la sed demandante
no encuentra saciedad.
Se han secado las fuentes
al paso del olvido
.

Estás aquí junto al bastión.
(Infranqueables contenciones.)

Lidias en mis batallas
desde la voz impulsora
de la sangre...
Desde sus amarras.

Caminas cautelosa.
Sostienes mi estandarte.
 

 

PLENITUD
 
¿Qué es esto?
¿Acaso debo modificarlo?

¿Separar del sepulcro
la piedra inamovible?
¿Hablar con Cristo
envuelta en su mortaja?

Siento cada espada
de la turba
perforando mi costado...

(Está acá... Sostengo cada acto.
Él lo demanda.)

Golpeó las puertas clausuradas
en el tiempo.
Y se abrieron
a la luz impredecible.

(Reto insospechado.)

Invadió extensiones
acariciando letargos.
Y la carne
contenida, expectante,
hizo senderos
sobre la carne.

Hoy moviliza mi universo.
Es plenitud...
Es magia de sentires.
Es hendidura y eclosión.
Espacio y límite.

Es el amor esperado.

  

  

_______________

Lucy Iaq, pseudónimo de Lucía Giaquinto (Victoria Entre Ríos, Argentina) es delegada de IFLACEN ARG en la provincia de Entre Ríos. Ha publicado el poemario Amor de Poeta (2003), y muy pronto aparecerá Luces, otro libro suyo también de poemas, prologado por Eduardo L. Molina y Vedia. Ha presidido el jurado del Concurso para Jóvenes Poetas Navachiste/2004-Guasave-Sinaloa-México y es miembro del Foro Internacional de Literatura y Cultura de la Paz en Argentina. Colabora en la revista “El Reto” de Colombia.

  

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Año V. Número 40. Mayo 2006. Director: José Antonio Molero Benavides. ISSN 1696-9294. Copyright © 2006 Lucía Iaquinto. Reservados todos los derechos © 2002-2006 EdiJambia & Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Bulevar Louis Pasteur, s/n. Campus de Teatinos. Universidad de Málaga. 29071 Málaga (España).

  

  

    Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares