N.º 36

ENERO 2006

4

  

  
  

En la Noche de Luna Creciente

GEOVANNA  

  

DETRÁS DEL SOL

En un sinfín de simuladas batallas

se pierde la noche, envejecen los días...

     ...llegará el día en que la tierra alborote su canto,

los ents renacerán junto a su espada

dormida en los bosques del destino.

     El mar guardará sus secretos,

junto a estrellas en la noche de luna creciente

la llave de cristal brillará

                        en el azul...

 

 

SEMSID

Quiero atar los mares

sólo aquellos que nacen

en la Montaña Azul

para unir cada ola y su cristal

con el amor que me prende a las estrellas

como elfa de sueños y lunas verdes

y encender fuegos de vida en el bosque

de la tierra lejana que bordea el río

donde nace mi nombre.

 

 

EL FIN DEL COMIENZO

La noche fría ancla en la tierra,

el bosque gime una luna oculta

sin estrellas que iluminen.

     El río baja callado, el silencio

oprime las hojas y el camino.

     Una tenue luz a lo lejos parpadea

abre la sed negra, espectro

que se arrastra hacia su lecho,

los designios trazan el destino

arranca de sus entrañas

                           el amor.

  

  

LA NOCHE DEL DESTIERRO

El viento sopla con furia

sus sueños la despiertan

y un dolor de carne y alma

lleva sus brazos temblando

a abrazar su vientre.

     Camina lenta con lágrimas

que no entiende,

hacia la nada,

un eclipse en sus ojos

la derrumba sobre la hierba

triste y húmeda.

 

 

EL GRITO DE ERILEIN

Quimeras de cántaros y desgarros

de viento anudado a los troncos con raíces

que vagan bajo la tierra buscando el cielo,

de gritos adormecidos en el pecho de la angustia

bajo el velo de una lágrima que apuntala la historia.

     Noche en acústica madeja que gira

ovillando los hilos en bordes de musgos

de algas que gravitan en verdes desolados,

caminos de temblores resbalan de un suspiro

que encuentra la élfica luciérnaga desterrada.

 

 

DORILEIH

Las nubes apretadas en el cielo

anuncian el desvelo de mis ojos,

un presentimiento de sombras

baja por mi espalda huyendo

sobre mis huesos, sobre la raíz

del árbol que aún no cicatriza.

  

La vigilia comienza, las fuerzas

viajan desde algún lugar

que fuera luz, hoy enterrada

en el secreto de la llave eterna

que marchara hace tiempo

hacia los mares que sólo el hijo

del dolor y la valentía

pudo navegar sin tormentas.

  

Oigo el sonido majestuoso en el viento

junto a la primavera marchando

hacia el abismo

hacia la luz...

  

  

LA CIMA DE LOS REYES

Hay recuerdos y leyendas,

en los días de mi padre,

señor del alba.

     Sus ojos enmudecen cuando

deja el oeste y en el camino

se clavan en la Cima de los Reyes.

     El mal ardió y la torre cayó

y sobre ella, rocas quedaron gimiendo,

sus llantos encontraron sombras o luz...

     Hoy se estremece al ver cómo un sol

pintado de luna llena cae en el centro

de esas rocas  que se han alzado

hacia el cielo dorado,

donde alguna vez la sombra

más oscura de la tierra rozó su espada.

     Se desvanece su brillo

un mensaje, un presagio...

 

 

AZUHOR

Tierra erguida sobre las tinieblas

marchitas en los años del sol

abraza la corola de luces con melodías

que disparan rayos entre las hojas

quietas sin aire ni estelas de pasos.

   

Solitaria luz gime y busca

el ojo que descubre y atrae

las letras fundidas en el fuego

del destino, un nombre enterrado

serpentea bajo la tierra y

renace en la oscuridad

forjado por truenos y relámpagos.

   

El designio silencia el aire

aún los años brillan en la paz

bifurcada en un hueco atizado

por la bruma vieja y un brizco

enterrado bajo la espada de Brunder.

 

 

VIENTO

Letargo encuentro de noches subterráneas

vigila el murmullo y una lágrima sin vida,

una lágrima que se acostumbró a subsistir

en un mar de ausencias sin barca ni puerto.

  

Agónica noche de estrellas marchitas

instantes que fueron me marcan

me hiere el silencio de piedra,

me matas noche en la añoranza.

  

Volver a pisar hojas secas y oír el crujido,

viento que anuncias el frío, lejanía de pájaros

llévame contigo, llévame sin tiempo

llévame hacia el sol de sus ojos.

 

 

MARCA

Saliendo de la noche escarpada y sin estrellas

la búsqueda afina las aguas del río somnoliento

donde las rocas cantan junto a las ramas

de los árboles que acunan el curso-misterio

de la barca-estrella única que viaja hacia el Sur.

  

El viento serpentea curvas sin explorar del alba

que asoma tímida entre cumbres de nieve

y horizontes lejanos que brillan tras el cielo

bifurcado entre bandadas de aves descoloridas

y nubes apretadas que ocultan los rayos del sol.

  

Se abrazan la tierra y el cielo como liturgia

de los años sin tiempo, la lluvia se esconde

y la raíz del génesis agita sus fibras

para aunar la trova de los bosques que rugen

tras el paso y la marca del desencuentro.

  

  

"Noche estrellada",

óleo sobre lienzo de Vincent Van Gogh (1889).

Museo de Arte Moderno de Nueva York.

  

_______________

Sandra Marina Aloisis Ruggero, GEOVANNA, (Mendoza, Argentina, 1964) inicia sus estudios universitarios en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Cuyo, que finaliza en la Universidad del Aconcagua. Comienza a escribir con 14 años recién cumplidos, y, desde entonces, no ha dejado de hacerlo, porque sus poemas son su Diario Personal, su joya más preciada: en ellos vuelca sus sueños y sentimientos... Tiene cuatro libros de poemas escritos, aún inéditos: Lunas de día, soles de noche; Delirios de ángeles; Mármoles quebrados y Retazos de alcoba. Actualmente está escribiendo un libro, que se va a titular Barco patria y mi capitán.

  

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Año V. Número 36. Enero 2006. Director: José Antonio Molero Benavides. ISSN 1696-9294. Copyright © 2006 GEOVANNA. Reservados todos los derechos © 2002-2006 EdiJambia & Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Bulevar Louis Pasteur, s/n. Campus de Teatinos. Universidad de Málaga. 29071 Málaga (España). Cualquier reproducción total o parcial debe contar con la autorización expresa del editor o de los autores.

  

  

    Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares