N.º 34

NOVIEMBRE 2005

4

  

  
  

Oración para cerrar puertas

Jaime León Cuadra  

  

Oración para cerrar puertas

Yo me he mirado en tus ojos
en noches de plenilunio,
cuando el amor era el preludio
y me invitaba a soñar.

Soñar las puertas del Edén,
desear auroras de tibio sol,
ser dueño de tu corazón,
engendrar también muchos hijos,
poco importara el sacrificio.

Así, en noches disparatadas,
cerrar las puertas de casa,
tener tu cintura apretada,
besar la noche
con un amén.

  

  

 

  

  

María

Vengo a contarles la historia de esta mujer que se quedó pegada en mi pecho desde que yo era todavía un muchachón.
Hasta que la conocí, no sabía de amores ni de sus enredos, y un día de ésos o de aquellos, me salió al encuentro y me perdí en ella.

María.
Si parecías la virgen del cielo
cuando tu pañuelo yo recogí,
y, al mirarte de abajo hacia arriba,
de tus formas benditas
yo me prendí.

—María, dijiste con dulce mirada.
Tu piel perfumada
ya no pude olvidar.

Yo era por entonces
un paria modesto,
un triste merengue
que andaba y andaba
con su guitarrear.

Lo supe de siempre,
María de mi alma,
la enorme distancia
que había entre los dos.
Tus dulces gestos,
tu enorme fragancia,
agrega tu pelo,
mi dulce María,
que volví a mi casa
y me puse a llorar.

María,
qué gesto bendito
sacude la vida
y me hace feliz,
pues yo no olvido
tus ojos de niña,
no olvido el pañuelo
que yo recogí.

Y aquí yo lo guardo
muy dentro del pecho,
sabiendo derecho
que me va a servir
para secar una lágrima
de ese día bendito
en que me acuerdo de ti.

  

  

 

  

  

Soy de piel

Vibro atónito con tu voz.
No, no he llorado, pero sí
emito gemidos guturales,
animal que despierta asustado;
soy de piel.

Me asusta la luz del día,
llevo en mi pecho
congojas del mar;
río y me desespero;
soy de piel.

Miro distancias de racimos,
me equivocaron el jardín,
llueven sombras en mi ocaso,
para todo hay un fin;
soy de piel.

Soy de piel y desentono
como un bombo de papel.

  

  

  

  

A ver si puedes

Mátame el amor
con un dardo de nieve
a ver si puedes
ahorrarle al corazón
lágrimas que no merece.

Es cierto que mi cuerpo
no hace más que desearte,
pero no es mi cuerpo
al que menester era enamorarse,
sino a mi corazón.

Entonces dale la solución
a este mi desaliento,
mátame el amor,
deja vivo mi cuerpo
con tu frío glacial,
o con un dardo de nieve

con la velocidad del viento.
  

  

  

  

Goriot

Sufriste, hombre Goriot,
en tu amor paternal
y nadie supo tu mal
porque escondías amor.

Tus hijas sin rubor
manejaban tus riquezas,
explotaban tu trabajo,
mostrando sus bajezas.

Tu amor es sin virtud,
es sólo de un padre que ama;
sin embargo, es toda tu alma
generosa y miserable.

Honoré te hizo figura
y tú honoraste a Balzac
en la Francia de Molière
y los misterios de Montignac.

  

  

  

  

Autobiografía circular

Me estimula lo gruñón de Viejo terco,
he peleado con el gorrión y con el espejo,
exagerado miedos que no son miedos,
ennegrecido nubes de azul del cielo.

La soberbia enceguece mi entendimiento,
el rubor florece mi cara y mis escamas;
furioso me vuelvo contra mis males;
y vos, que miras riendo mis pendejadas,
me hundes en lo travieso de tus corales:
vuelvo a ser poeta con sentimientos.

  

  

  

  

Galopes del tiempo, caballo animal

Cabalga el tiempo, relojes de arena,
suspendiendo su rayo como tempestad
eterno el pasado,  porvenir eterno,
y, en la grupa, un presente del todo inmortal.

Se quiebran las horas resecas de sol
y es una naranja entre el vacío y el suelo
colgando del cielo en hebras de Dios.

  

  

  

_______________

Jaime Alfonso León Cuadra (Santiago de Chile, 1942), ferviente convencido de la política del presidente Salvador Allende y testigo presencial de las subsiguientes atrocidades fascistas, emigra a Canadá en 1975, incapaz de soportar la tiranía del dictador Pinochet. En Chile, sus poemas “Volantín” (1951) y “Las manos del pecado” (1954) suscitan las primeras críticas literarias. En su exilio canadiense, publica Sagitario (1990), su primer libro. Las posibilidades de la publicación digital le abren otras puertas y le incitan, por la favorable acogida de sus escritos, a seguir creando, aprendiendo y escribiendo. Asimismo, es autor de Retrato de una canalla (LaLupue, 2004). Colabora también con la revista “Khatarsis”.

  

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Año IV. Número 34. Noviembre 2005. Director: José Antonio Molero Benavides. ISSN 1696-9294. Copyright © 2005 Jaime Alfonso León Cuadra. Reservados todos los derechos © 2002-2005 EdiJambia & Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Bulevar Louis Pasteur, s/n. Campus de Teatinos. Universidad de Málaga. 29071 Málaga (España). Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización expresa del editor o de los autores.

  

  

    Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares