AL SUR DEL SUR

GEOVANNA

 

   Para saber del autor, pulsar sobre el nombre

 

  

HÁBLAME...

Háblame de tus versos,

de la noche anterior

a la luna,

del sueño atascado

en tu almohada,

de los pasos

perdidos

después de la lluvia.

  

Siento

   tu presencia,

     lo sabes,

       te adentras...

  

Inmenso albor,

estribas la polifonía

de las horas

clavadas en los sentidos.

                    

                  Sabes que lo sé,

                  porque ya no hay

                  límites contigo.

  

  

  

AL SUR DEL SUR

Al sur

del

sur

   cristales

      estrellas

          burbujas

            el delirio...

  

Tal vez

una historia,

la noche engarzada

en el vendaval

de la tierra

que en bravura

de vibraciones

resplandece.

  

Descubrir

lo etéreo,

amanecer

la promesa.

  

Alas, bríos

una ciudad

el despertar...

  

En la imaginación,

   estás

      al sur del sur.

  

  

  

LA RIBERA

En el río que baja desde la colina

trayendo cristales de nieve,

guardo todas las estrellas del cielo,

y en la ribera de mis utopías

donde la brisa acuna mañanas transparentes,

cultivo el destello del mar

que traerá tu nombre cierto.

  

  

  

ORQUIDEANA

Eres mi soneto preferido,

mi canción en sobredosis,

horas peligrosas en audacia,

inquietud del infierno que alucina.

  

   Loca danza que penetras ciega

explosivos mares en la sima,

orquideanas sensaciones

son el vástago de tu piano.

  

   Transeúnte piel bilingüe

en mis dominios indomables,

eres el verbo que me hizo

fuego, mujer y poeta.

  

  

  

CUANDO APRENDAS...

... a conocer

el sonido de tus pasos

el anverso de tu sombra

el rocío de tus manos

el destello de tus ojos

el temblor de tu cuerpo

y las diagonales que laten

en tu corazón...

   Habrás aprendido

a pronunciar

mi nombre.

  

  

  

VOLVER

No quiero llorar más

las lágrimas de este amor,

ni atornillar recuerdos

a mi almohada,

al vestirme de agonía

cuando el sol

desgarra sus rayos

tras la montaña.

  

   ¡No!

  

No quiero ser más

musa de la nada,

y sacar sólo del tintero

versos que agrietan

la hoja destinada

al antojo de la noche.

  

   ¡No!

  

   No quiero más el vicio

de la obscuridad

que en brumas de estío

anudan la piel

en seca ola que marca

un reloj muerto.

  

   ¡No!

  

   No quiero volver

sin irme primero...

  

  

   

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Año III. Número 25. Noviembre 2004. Director: José Antonio Molero Benavides. ISSN 1696-9294. Copyright © 2004 GEOVANNA. © 2002-2004 EdiJambia & Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Bulevar Louis Pasteur, s/n. Campus de Teatinos. Universidad de Málaga. 29071 Málaga. Cualquier reproducción total o parcial debe contar con autorización expresa.