MI UTOPÍA

Gustavo Tisocco  

  

TAZA VACÍA

  

La taza vacía

el viejo mantel

la maceta desnuda.

  

  

EN LA CALLE ABRUMA EL CAOS

  

mientras mi soledad

inmutable ríe.

  

El miedo detrás

de constantes miserias,

holocaustos sin disfraces,

en tanto yo

sumo muerte a mis días.

  

No me asusta

dejar latidos mudos,

olvidar respiros

ni resquebrajar la piel.

Mi fobia

es asistir cada mañana

a mi funeral.

  

Sicario de mí

busco un beso que me salve.

  

  

LA ETERNIDAD EN MIS DEDOS

  

Agazapada en retazos

de ruido y vacío

la muerte espera.

  

Entre acentos y metáforas descubro el elixir.

  

¿Acaso Borges, Alfonsina o Pizarnik

sabían el secreto?

  

¿Fue Vallejo, Orozco o Neruda quienes  develaron el misterio?

  

La Dama se yergue sobre mí,

no le temo, escribo.

  

  

TAZA VACÍA

  

La taza vacía

el viejo mantel

la maceta desnuda.

  

En la calle abruma el caos

mientras mi soledad

inmutable ríe.

  

El miedo detrás

de constantes miserias,

holocaustos sin disfraces,

en tanto yo

sumo muerte a mis días.

  

No me asusta

dejar latidos mudos,

olvidar respiros

ni resquebrajar la piel.

Mi fobia

es asistir cada mañana

a mi funeral.

  

Sicario de mí

busco un beso que me salve.

  

  

LA ETERNIDAD EN MIS DEDOS

  

Agazapada en retazos

de ruido y vacío

la muerte espera.

  

Entre acentos y metáforas descubro el elixir.

  

¿Acaso Borges, Alfonsina o Pizarnik

sabían el secreto?

  

¿Fue Vallejo, Orozco o Neruda quienes  develaron el misterio?

  

La Dama se yergue sobre mí,

no le temo, escribo.

  

  

MI UTOPÍA

  

Mi utopía es navegar por esos valles donde habitan las nostalgias,

romper el lienzo gris, que desde su fondo, corrompe a mi arco iris,

despertar en el vuelo rasante de intrépidos jilgueros

que se duermen en mi piel.

Desnudar los miedos, las amnesias, lo fatal y renacer  efebo, redimido.

Comer todos los frutos, hasta lo que por mundano espanta,

disfrazarme de poesías en la inmunidad de mis letras.

Esconderme, descubrirme y volver a los olvidos que invento.

Esculpir con mis dedos y con mi boca todos los cuerpos que me cautivan,

ser el mago o pitonisa que   eclosiona en mis zarpazos.

  

Mi utopía es por simple coincidencia seducir la luna y embriagarla con mi

[alcohol,

es hospedar entre mis palmas las cosquillas del Olimpo,

ser óleo donde esparzo las cenizas, vendaval con el que huyo.

Desde mis misticismos, aprender del silencio, llenarme de él,

recorrer mis abismos y pernoctar en mi indecencia

y al gemir con mis fantasmas descubrir que  soy humano.

En el diluvio ser la escarcha,

en cada arribo presumir que no hay ausencias ni cautelas,

desde mi sereno oriente, ser  veleta de mi tiempo y crecer.

  

Mis utopías tienen luz, las adversidades no importan...

  

  

    

   

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Año III. Número 23. Septiembre-Octubre 2004. Director: José Antonio Molero Benavides. ISSN 1696-9294. Copyright © 2004 Gustavo Tisocco. © 2002-2004 EdiJambia & Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Bulevar Louis Pasteur, s/n. Campus de Teatinos. Universidad de Málaga. 29071 Málaga. Cualquier reproducción total o parcial debe contar con autorización expresa.