MIS DÍAS CON NERUDA

  In Memoriam Pablo Neruda. Anniversarius I

GEOVANNA           

 

     Para saber del autor, pulsar sobre el nombre

 

  

DE TI A MI GEOGRAFÍA

De ti aprendí como sopla el viento

en la madrugada de la víspera,

cómo son las lágrimas

del dolor más hiriente.

  

De ti aprendí el significado

del amor tornado palabra.

  

De ti la geografía hecha mujer,

el mar y sus náufragos en la noche

de la soledad masticada en el arte de sobrevivir.

  

De ti un vuelo ancho cargado de universo

y los pájaros cautivos que a la hora del amor

son tigres de piel fueguina,

soldados de la tierra suya.

  

De ti los sueños en el barro

renaciendo a la entrega sin manchas.

  

  

DE LA NOCHE AL VIENTO

De la luna cae una lágrima sobre el sol de tus campos,

de la noche los silencios adoran la lluvia de tu enigma

y en el trazo angosto de un relámpago oculto

regresan las raíces a mi nada, a mis manos

letras que se confunden con temblores

en la tierra doliente y muda.

  

De mi pecho se abre una llama,

un canto sin crepúsculos

y en la boca del viento

mi boca dice te amo.

  

  

TEMPESTAD

Tengo la noche entre mis manos,

una guarida de estrellas

en el infinito borde de una palabra,

viaja la tempestad en el cielo que no pronuncio.

El silencio enamorado de tu alma

es esclavo forastero de la mía,

en torno a ti da vueltas la luna

como eje irreverente de los pasos

que empujan huellas hacia el origen.

Se contenta el aire enredado en mi sombra,

y en la cumbre del amanecer

enciendo el azul llanto de mi cuerpo.

  

  

TRAS UN BARCO DE CENTELLAS

¡Oh noche pálida, luna esclava!

¿Para qué estas alas si el viento me arrastra

y el frío es un túnel de sueños sin destino?

¿Dónde encontraré el racimo de horas profundas...?

  

El rumor de la fatiga aúlla desde viejos lamentos,

un ritual de aguas resbalan

como cuerpo sin presencia ni sombra.

  

La noche se une con las sábanas invisibles de caricias

en el fulgor adormecido de mis labios desnudos,

un barco de centellas naufraga paredes, recuerdos...

  

Toda la tristeza en una lágrima inmensa como el infinito todo

y en esa lágrima un mundo,

una palabra, una llama de sur doliente,

de raíces doradas bajo la lluvia,

un te amo que viaja en mi sangre

como las nubes del adiós.

  

  

DESPUÉS DEL MAR

Lo he amado tras las horas

después del mar en la noche fría,

soledad afinando acordes

de besos y caricias

viento quizás

lluvia

o el mismo

rocío de cielo abierto,

brisa temprana del muelle.

  

Le he deseado hasta la cima del ruego

que no dice basta, trenzando

las hebras de mis lágrimas

en el templo de la ausencia,

ajustada sombra que anuncia el bramido,

estrellas y olas en el mar

de azules hojas sin recuerdo.

  

Lo he extrañado en la infinitud de la nada,

en el aliento perdido;

tras la brasa de una lágrima,

quema mi verdad

en el desgarro de no tenerlo.

  

Y en la punta del cenit de todos los albores,

encadeno mi existencia a una gota sin agua,

sello mis ojos hasta no sentir el olvido,

porque siempre le amaré

como le pude amar

la primer noche, el último beso.

  

  

DESDE QUE...

Todo el cielo  es tu sonrisa,

una larga espera entre mares y tormentas,

una historia escrita sobre escalones

que baja y sube como mariposas sin timón.

  

Tengo el milagro de tu amor en la soñada marea

de su luna, cuando el mar se cubre de blancas estrellas.

  

Tengo el pasaporte, el viento, mis espacios  suaves

de nieves perpetuas que viven en mi sangre

desde que tú te fuiste.

  

  

AMAR POR AMAR

Sobre una barca naufragan la vida y los sueños

armando el mapa de amaneceres que de ti me alejan,

cada noche las lágrimas se hunden

en nuestro abismo de silencio

y mis manos tristes se duermen

engarzando gemidos, temblando.

 

Voy descalza sobre hogueras  que despiertan fuegos

y regresan a mí bandadas de primaveras azules,

—alimento que fecunda mi piel enamorada—

hasta quemar mi nombre y libertad.

  

  

  

Todos y cada uno de estos versos han fluido de mi pluma a la luz de “20 poemas de amor y una canción desesperada” y “Los versos del capitán”, inagotables fuentes de inspiración lírica.

  

  

   

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Año III. Número 22. Julio-Agosto 2004. Director: José Antonio Molero Benavides. ISSN 1696-9294. Copyright © 2004 GEOVANNA. © 2002-2004 EdiJambia & Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Bulevar Louis Pasteur, s/n. Campus de Teatinos. Universidad de Málaga. 29071 Málaga.